XI ENCUENTRO ESTATAL DE MONEDAS LOCALES, SOCIALES Y COMPLEMENTARIAS

Sumar para
Multiplicar

encuentro estatal monedas sociales, algarbía en transicón,

(Málaga-Monda, 7-9 octubre 2022).

Crónica de un neófito.
Sentado entre el público me dispongo a escuchar cuatro horas de ponencias sobre esto de las monedas locales en el Rectorado de la Universidad de Málaga-UMA. A ver qué dicen, a ver si me despejan las dudas que tengo, a ver si mantengo el tipo sentado aquí tanto tiempo. Tenemos participantes de Méjico, de Argentina, Uruguay, de Suiza y por supuesto de varios lugares de España. Daniela e Iván de Algarbía en Transición (asociación anfitriona) y Marcos Castro profesor de la UMA inauguran el encuentro con agradecimientos a la alcaldesa del Ayuntamiento Monda que albergará el encuentro el sábado y el domingo, a los patrocinadores y colaboradores que lo han hecho posible.
¡Vamos al lío! ¿Cómo empezaron las monedas sociales en España? ¿Cuántas monedas locales hay en España? ¿Realmente funcionan? ¿Cómo conocerlas?
Carmen Dastis y Ton Dalmau, en representación de la Red Estatal de Moneda, recuerdan cómo empezó este movimiento. Ellos, que tienen la moneda La Turuta, fueron los anfitriones del primer encuentro estatal de monedas en 2012. En 2009 se plantean poner en marcha una iniciativa de transición en línea con movimiento de las Transitions Towns de Inglaterra. Para conocer más, se fueron a Lyón en Francia a un encuentro de moneda locales y allí, al encontrarse con otros participantes españoles, tomó forma el primer encuentro de monedas en España.


El comienzo de estas monedas se enmarca por lo tanto en los movimientos de transición, desde un sistema consumidor de energías fósiles que se ha revelado insostenible hacia un sistema en el que la producción de bienes y su consumo sea sostenible, local y económicamente solidario. Las monedas locales tienen como objetivo rescatar el ser comunidad mediante el intercambio de actividades y bienes que contribuyen a impulsar la transición.
Interviene August Corrons del Observatorio de Monedas Complementarias de la Universidad Oberta de Catalunya. August sí nos da datos: después de una panorámica internacional nos dice que en España actualmente tienen fichadas 181 iniciativas de las que han podido recabar datos de 60 de ellas. De estas 60 iniciativas 43 son activas y con buena salud y el resto están inactivas. Pero para saber cuáles son estas monedas, sus características, contactos y todo tipo de información, August nos presenta la aplicación Map OMC que podemos descargar en nuestros teléfonos directamente o visitarla en http://www.observatoriomc.com/. Ahora sí tenemos a mano por lo menos una parte importante de las monedas. ¡La aplicación es un puntazo!
Bueno, ya tengo en buena medida, respuesta a las preguntas de antes.
Se pasa a hablar de Monedas y Universidades en el marco de los ODS en una primera mesa redonda, y aquí tenemos un interesante vídeo sobre el proyecto “ESCUTA” que se está llevando entre la Universidad de Extremadura y la de las Azores, en la que un grupo de alumnos y alumnas de las dos universidades están promoviendo una moneda social universitaria implicando la comunidad educativa y personas del entorno, construyendo comunidad. Es mucha la ilusión juvenil que se percibe viendo la presentación del proyecto.
Marcos Castro (UMA) nos cuenta que hay que ver la cara que se le pone a los jóvenes del grupo de trabajo interdisciplinar de la UMA, cuando le propone crear una economía sin dinero. Las monedas sociales son una herramienta práctica para ello que educan al intercambio, a una mercantilización sana, a un comercio sano. Tenemos que educar a una economía que tenga la Vida en el centro.
A continuación, una investigación interesante de Manuel Ávila Sánchez (UNED) sobre la Sinergia entre Economía Circular y Monedas Sociales. Yendo directamente a las conclusiones de la investigación nos dice que los objetivos de la economía circular y de las monedas sociales coinciden de forma abrumadora. Y los dos objetivos que más coinciden son: consumir responsablemente y fomentar la economía local.
Pero a pesar de la coincidencia, mucho se habla de economía circular y poco se habla de monedas sociales. Y aquí las preguntas que surgen: ¿Qué problemas tienen las monedas locales? ¿Cuáles son sus límites? Las respuestas que tiene a estas preguntas son el desconocimiento y desconfianza de la población, la insuficiente regulación legal, la falta de acuerdos y coordinación entre las monedas, la confusión ante lo que ocurre con las criptomonedas. Todos éstos son factores que dificultan una mayor difusión de las monedas locales, mientras que la economía circular se mueve en los altos niveles de reconocimiento político y económico.
Pasamos a otro tema: mesa redonda sobre “Soberanía financiera: Tecnologías y Plataformas”.
Empezamos fuerte desde Buenos Aires (Heloisa Primavera). Si queremos salir del sistema que tenemos, es fundamental tener un enfoque de transición. Desde energía fósil a energía sostenible, desde las finanzas excluyentes a la soberanía financiera. Heloisa nos cuenta de muchos proyectos de monedas locales exitosos en Latinoamérica y Europa, nos dice que hay mucho trabajo que hacer y, ante los diferentes modelos que siguen las muchas monedas y las dificultades en llegar a acuerdos, nos regala una frase de sabiduría: “no sabemos cual es el huevo que, al eclosionar, dará lugar a una evolución superior”. Así que, cuidemos la diversidad de modelos. Ante todo, respeto y diálogo entre monedas.
Desde Sevilla un proyecto llamado “Techos que alimentan” en el barrio de Los Pajaritos. Miguel Prados, a través de vídeos, nos enseña como a través de la moneda “Illa”, una comunidad ha decidido tener una fuente energética solar que se gestiona en moneda local (ILLA) canjeable por alimentos frescos en un mercado de cercanía en crisis al que acude el vecindario más empobrecido. Mucho interés ha suscitado este proyecto por lo práctico, ingenioso y con resultados muy medibles.
En cuanto a herramientas tecnológicas para monedas sociales, Lorenzo Fuentesal nos habla que su trayectoria personal desde el mundo empresarial le ha llevado a descubrir las monedas sociales en Camboya y a trabajar en una herramienta que fácilmente pudiera ser usada para personas que, aunque no tienen nada, sí tiene un móvil (y no tiene que ser un smartphone). Para ello han creado la plataforma “Clickoin” que facilita las transacciones en Monedas Sociales de manera muy simple y que puede ser usado por cualquier moneda evitando así el escollo tecnológico para poner en marcha nuevas monedas. ¿Problemas tecnológicos? Ahí está, una solución disponible para quien quiera.
Llega el turno de Jean Rossiaud desde Suiza a contarnos de la moneda Leman que funciona en la cuenca del lago homónimo en territorio Suizo y Francés. Una moneda el Leman, que tiene la característica de poder ser convertible y no convertible a la vez ya que las monedas convertibles a la moneda oficial tienen como fin sobre todo el comercio y el consumo, mientras que las no convertibles se dirigen más a la reciprocidad, al intercambio, a la relación mutua entre usuarios y a formar comunidad más allá del intercambio de bienes. Los números que nos da impresionan: 20.000 personas, 500 empresas, algunas administraciones públicas, entre los usuarios del Leman.
En el diálogo posterior algunas frases nos parecen sugerentes: “hay que instalarse en el desequilibrio que supone el cambio”, desde Méjico “la economía es encuentro, fiesta, alegría como la que tenemos en nuestras ferias, donde tod@s disfrutan”, “tenemos que enriquecernos con comidas, cuidados, cositas, más allá de lo que el dinero puede darnos”. Vuelve así el objetivo fundamental de las monedas: construir relaciones para formar comunidad. Una propuesta sale de la última mesa: constituir una comisión de monedas que estudie y valore los aportes tecnológicos más viables y explore los límites legales y fiscales en los que nos movemos.
Por hoy la cosa termina entre las cuatro paredes del Rectorado y mañana sábado nos vamos al campo. Día de talleres.


Llegamos al paraje de la Alpujata, en el término municipal de Monda, bajo un tejado abierto por todos los lados rodeados de pinos y verde. Clima fresco, ánimos cálidos. Los que no tengan Algarbes tienen que hacerse con unas “Mondarinas”, la moneda del encuentro, para desayunar. Té, café, pan, aceite, tomate, tartas, todo delicioso supongo, porque es demasiado para probarlo todo. Repasamos el programa. Madre mía, ¡qué cantidad de talleres!


Empezamos con el reconocimiento al equipo de Algarbía en Transición por todo el trabajo de organización que ha realizado para albergar este XI encuentro.
Heloisa de Buenos Aires y Helena de Uruguay coordinan el primer taller: Monedas Sociales y bancos del Tiempo (BdT): sinergias posibles entre plataformas”. Se habla de que quizás en vez de hablar de oferta en estas plataformas, sería importante que se expresen necesidades, porque esto despierta la solidaridad y se cubren necesidades que quizás no aparecen en las ofertas iniciales. Esto impulsa a la acción creativa a la hora de dar respuestas a las necesidades que existen en la comunidad. Entre Monedas y BdT es necesario establecer relaciones de hermandad, las dos gestionan comunidades de ayuda recíproca, una usando el tiempo como medida de intercambio (la hora) y otra la moneda. Cuidarse entre seres humanos conlleva cuidar del planeta. La situación de individualismo en la que estamos dificulta la construcción de comunidades, incluso entre nosotr@s.

Pues sí, ¿qué hay de las peleas, de las divisiones, del egocentrismo que existe en todo grupo humano?
Y aquí aparece Sergio Álvarez con un taller sobre Gobernanza (cómo organizarnos y tomar decisiones de calidad). Ante los problemas que existen dentro y entre las comunidades y organizaciones es importante tener cierta claridad sobre los roles de cada quien. Para tomar decisiones hay que organizarse: ¿Quién hace qué? ¿Quién decide qué? ¿Cómo se decide qué?
¿Quién coordina el todo?
Sociocracia, asamblearismo, etc. Me levanto para acercarme a los talleres que simultáneamente se están desarrollando en diferentes lugares de la Alpujata. Me acerco al de risoterapia y conforme me acerco escucho los chillidos y las risas de los niños. Los veo corriendo intentando bailar un baile imposible y pasándoselo en grande. Desde luego tiene que ser uno de los talleres donde mejor se los están pasando. Hasta dos perros están mirando atentos qué está ocurriendo con tantas risas.


Bajo hacia la entrada y ahí está un grupito con esterillas haciendo yoga. Con tantas ideas, conceptos, un poco de relax y silencio es de agradecer. Subiendo de nuevo hacia el taller de gobernanza veo el cartel de “Paro y Reparo” con un aparato descuartizado y unas personas reclinadas encima de una mesa como un equipo de cirujanos intentando luchar contra la obsolescencia programada y contra la montaña de basura que crea un consumo desenfrenado e irracional. Me fascina esto de arreglar cosas, me gusta.
Termino el primer paseo entre talleres y vuelvo a la gobernanza. Escucho que, como no existe la perfección, tenemos que conseguir tomar decisiones que consideremos lo suficientemente buenas para ahora y, suficientemente seguras para probarlas. Además, las decisiones tienen que ser asumibles, es decir, que podamos ejecutarlas. Cuestión importante es no tener prisa, darnos el tiempo suficiente para escucharnos, para dar cabida a la diversidad de ideas, de emociones. Lo que trae conflicto no es la diversidad en sí, el conflicto surge en la gestión de la diversidad. No reprimir los disensos es importante, éstos pueden canalizarse en diferentes proyectos, cuidar y tener mucha creatividad es fundamental. Algunas intervenciones y ¡Finito! Nos vamos a comer, que ya, la energía del pan con aceite y tomate del desayuno se ha acabado hace rato.
Sacamos las Mondarinas y a llenar los platos. Sentados en una mesa bajo la arboleda, conocemos a unas mujeres que han venido de Madrid, llega Jean Rossiaud del Leman, y también se sientan con nosotros dos compañeros de Valencia. No es difícil adivinar sobre qué versan las conversaciones, aunque la abundante vianda hace que entre una modorra peligrosa.
Mientras comemos, aplausos para algunas cantantes que nos deleitan con su música.


Así que nos obligan a asistir al taller “Ovillo dinámico” en el que tenemos que sujetar unos palillos con varias personas de manera que no se caigan. Risas, torsiones inverosímiles que hacen temer por el lumbago de más de uno, y vuelta a sentarnos para empezar a sacar conclusiones.


Divididos en tres grupos rotamos por tres mesas en las que tenemos que aportar
1) ¿Qué hacer para crecer? ¿De qué manera crecer? Propuestas.
2) Sinergias entre monedas: ¿Qué nos une? ¿Qué nos separa? Propuestas.
3) Acciones individuales que aportan al colectivo y acciones colectivas que aportan al individuo.
Los folios que teníamos para escribir se llenaron de ideas, propuestas, palabras, frases y alguna que otra “casi novela”. Menos mal que la gente de Valencia facilitó que la cosa siguiese el rumbo adecuado, si no, no hubiera sido suficiente el papel continuo a disposición.
Reunidos en asamblea se repasa lo que los tres grupos han plasmado en el papel continuo. Demasiadas cosas para reflejarlas todas aquí. Al final se acuerda que las propuestas recogidas, se trabajen de cara al XII Encuentro Estatal de Monedas.
También se forma un grupo para organizar el día de mañana en el pueblo de Monda, donde se quiere que la población se acerque al mercadillo que habrá y que pueda conocer más de cerca qué son las monedas sociales, entrar en diálogo con las personas ajenas a todo lo que estamos hablando.
Termina el sábado con los talleres de Diseño y construcción de deshidratador solar, de Chi Kung, de armonización de chacras, de semillas Ginkgo Dango para toda la familia y un conversatorio, que no he podido visitar. Cena y noche de fiesta, música, canciones, danzas, risas, más conversaciones, y a descansar. Mañana en el pueblo de Monda.
Domingo por la mañana, ya libres de grabaciones y de streaming, los horarios bailan un poco, el desayuno se dilata (es que está todo muy bueno y las amistades y conversaciones cada vez son más interesantes).


Mientras llegan los puestos del mercado y montan sus estands, nos vamos al salón de actos de Monda para asistir a “Apuntes importantes para implementar una moneda con éxito” y “Enseñanzas desde México sobre territorio, comunidad y economía del don”. Interesante lo que nos cuenta Miguel Yasuyuki sobre iniciativas de monedas sociales en muchas partes del mundo, de la importancia de que hay que detectar los mecanismos con los que funcionan las sociedades y adecuarse a ellos.
Así Claudia Yadira Caballero nos cuenta de la vinculación de la interdependencia con la biodependencia, de cómo la fiesta es algo importante como mecanismo de redistribución de la riqueza ya que cada cual aporta de lo que tiene y todos pueden participar en ella. De la vinculación del Buen Vivir con la necesidad de estima y afectos, cuidando las amistades y generando relaciones positivas, a la necesidad espiritual que ellos manifiestan agradeciendo a los cuatro puntos cardinales y a la vida, a la tierra y al cielo. Afirma que nos han despojado de la dignidad de ser útiles a los demás y esto es lo peor que pueda ocurrirnos. Siempre y tod@s tenemos la posibilidad de poner algo a disposición de los demás. La riqueza verdadera es la que se crea con los vínculos, no la de las monedas y, por ello, nos tenemos que preguntar: ¿qué valores quieren sostener nuestras monedas?
En el mercado Rafa nos invita a probar un pan hecho con una variedad de trigo autóctono que se perdió y que están recuperando ahora. Charlamos un rato sobre la cuestión de las semillas, de la soberanía alimentaria que supone una planta adaptada a la tierra de la que ha surgido, del tema de la trazabilidad, del proyecto que tienen y del Algarbe, la moneda con la que la están comercializando el pan y del aceite que ellos mismos producen. Cada vez se acerca más gente de Monda.
Es el momento de la asamblea final del encuentro, en la que se reúnen las monedas presentes, se sacan las conclusiones del encuentro y se programa el siguiente encuentro, el Duodécimo Encuentro de Monedas Locales, Sociales y Complementarias.

Conclusión.
No tenemos capacidad de impacto para un cambio global y dudamos del que tenemos a nivel local, pero sabemos que podemos hacer algo al respecto y que tenemos el apoyo de personas, de una comunidad, de otras comunidades. En estos días hemos tomado nota de iniciativas que funcionan, otras que no, hemos hablado de valor, de organización, de futuro, pero también de debilidad, dificultades. Como dice el profesor Marcos Castro (UMA), “estamos como en un tren que corre y tenemos que tener en perfecto funcionamiento el dispositivo de “emergencia” por lo que pueda ocurrir en el viaje. Nuestras iniciativas son como estas cajas de emergencia a la que se arrima la gente cuando siente que el tren se tambalea o cuando cree que va a descarrilar”.

Más en SxM

Eventos en SxM

febrero 2024
marzo 2024
¡No hay eventos!
Cargar más

Escríbenos

CF pages